Sé Valiente (II): Convierte el miedo en energía

Tras la comprensión llega la aceptación, empezamos a tomar conciencia y los obstáculos comienzan a ser reinterpretados y superados.

Transforma el miedo en energía aventurera

valentia

La energía ni se crea ni se destruye, solo se tansforma

El miedo es energía, y como energía únicamente podemos transformarla. El miedo no se elimina, se acepta y reinterpreta. Intentar huir del miedo es como huir de la muerte. De hecho, el miedo que da fuerza a todos los demás es el miedo a la muerte (supervivencia).

Hace un tiempo un chico me decía que quería erradicar su miedo a acercarse a hablar con una chica, que no le gustaba sentir ese nerviosismo y ansiedad. ¿A quién puede gustarle sentir miedo? ¿A quién no le gusta la seguridad y el confort? Pues querido lector o lectora, a mí me gusta sentir el miedo, pero únicamente porque sé lo que significaría no sentirlo.

Mucha gente muere antes de su muerte, vive en una tumba fabricada por sus deseos de seguridad, pero la seguridad es aburrida. La seguridad mata a las personas, te hace perder la pasión por las cosas. Yo le contesté a ese chico: ¿Quieres sentir una seguridad plena antes de ir a hablar con ese chico o chica que te gusta? Plantéate bien tu deseo antes de pedírselo a algún genio poseedor de una lámpara mágica.

El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente.

Alonso de Ercilla

La ausencia de miedo es la ausencia de emociones. Es ser un robot. Una máquina. Sin inseguridades, riesgos, retos, ansiedades, frustraciones, etc, tampoco sentiríamos todas las emociones de orgullo, motivación y ambición que nos supone el crecer y superarnos. Y si asesinamos todo aquello que nos hace sentir, nos sentiremos muertos y carentes de sentido. Una vida que cada vez nos sorprenderá menos.

Afrontar el miedo es importante, pero sentir es absolutamente primordial. ¿Sientes miedo? Da las gracias, porque sentir miedo es tener la oportunidad de afrontarlo con valentía. Quienes pierden la capacidad de jugar con la imprevisibilidad de la vida, empiezan cavar su propia fosa. ¿Por qué hay millonarios o personas que podrían estar jubiladas que siguen trabajando? ¿Es ambición desmesurada la que revolotea por sus venas? No, es la emoción de la batalla. Son personas que encuentra la emoción de la vida en el trabajo, y la quietud les inspira putrefacción. Quién renuncia a la acción, empieza a cavar su propio hoyo de aburrimiento. El tiempo ocioso puede resultar asesino si no se encuentran formas significativas de darle sentido y disfrute.

No tener miedo es muerte, ausencia de altas emociones. Acepta y ama el miedo, mira fijamente a sus ojos de león y crécete ante el con la valentía que inspira el sentir del fuego del universo.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

Céntrate en ese lado de la moneda positivo que tiene el miedo bajo las inspiradoras emociones que nos supone el afrontarlo y superarlo. ¡Trasforma la energía del miedo en acciones valientes! Si ese chico no sintiera miedo al conocer a una persona nueva que le gusta, la situación perdería gran parte de su romance y atractivo natural, transformándolo así en un insensible y enclenque actor de circo, matando toda emoción.

Afróntalo lo antes posible

La mente tiende a evitar lo nuevo, intenta acomodarnos en una zona de confort. Quiere que sólo hagamos aquello que se nos da bien, aquello en lo que te sientes cómodo. Pero es que lo que actualmente se nos da bien en algún momento no fue así y tuvimos que superarnos y afrontar miedos para conseguirlo. Si no afrontamos el miedo a lo nuevo en algún momento, nunca podremos llegar a superarlo.

Vuelve a echar un vistazo a tu pasado, y recuerda aquellos miedos que tuviste y que afrontaste con éxito para luego pensar: vaya, tanto pánico y al final solo era esto, ¡estoy deseando afrontarlo de nuevo!

A menudo la mente amplifica y amplifica y amplifica nuestros miedos una y otra vez, y sino los afrontamos con determinación, se ciega en las excusas y argumentos apocalípticos cada vez más. Afrontarlos cuanto antes es el mejor remedio para no caer en esta espiral.

Prepárate para la aventura

preparate

Superar y vencer nuestros miedos de una forma sólida y consistente en el tiempo requiere una cierta perseverancia, aunque sin duda es algo que dependerá de que miedo en concreto sea.

Para conseguir nuestro cometido de afrontar y vencer con éxito esos miedos, nos basaremos en el triángulo del éxito que se usa mucho para explicar el triunfo de algunas personas o instituciones. Está formado por tres factores:

1. Deseos: imaginación, ideas o sueños.

2. Técnicas o conocimientos: sobre cómo llevar a cabo esas ideas o sueños.

3. Motivación o entusiasmo: El motor que nos mueve.

Una persona puede tener muchas ideas brillantes (deseos), pero si no sabe cómo llevarlas a cabo (técnicas y conocimientos) y no tiene entusiasmo por conseguirlo (motivación y entusiasmo), esto no servirá de nada.

Con el miedo ocurre igual, al final deberemos no solo comprenderlo y aceptarlo, sino adoptar soluciones más tangibles derivadas de un crecimiento personal en el ámbito en cuestión.

Así pues, de este triángulo del éxito he desarrollado un nuevo triángulo que nos ayudará a tener un esquema en nuestra mente sobre cómo superar nuestros miedos.

El triángulo es muy sencillo, y es que si el miedo surge de los deseos, obteniendo las técnicas y conocimientos que nos lleven a cumplir esos deseos, ganaremos confianza en nosotros mismos y veremos como esos miedos disminuyen a medida que nos sentimos más preparados y los vamos afrontando. Muy importante esto último, hay que afrontarlos mientras nos preparamos, no prepararnos y posponer la acción. Ambas cosas tienen que ir de la mano, aunque también dependerá de que miedo sea y de las posibilidades para afrontarlo de forma gradual.

La tercera parte del triángulo es el entusiasmo, el motor que te carga las pilas para que tengas la perseverancia y energía necesaria. Para fomentar ese entusiasmo podemos imaginarnos a nosotros mismos habiendo cumplido ya ese deseo que nos generaba miedo, concentrándonos en las sensaciones placenteras que nos produciría, o imaginarnos afrontando ese miedo con éxito y motivación, lo que nos permitirá mantener el impulso a lo largo del camino. Como ves, las tres partes de este triángulo se refuerzan entre si.

Un ejemplo de aplicación del triángulo: Miedo al sexo

Un día hablando con un chico me comentaba que tenía mucho miedo al sexo y no conseguía tener una erección cuando estaba en la cama con alguna chica, y que por favor le ayudara a solucionar ese miedo. Tras escucharle largo y tendido comprendí que ese miedo no venía de nada físico, sino que latía su influencia en el fruto de un par de malas experiencias previas.

Él DESEABA (recuerda que el miedo surge del deseo) hacer disfrutar a las mujeres en la cama, pero esas experiencias previas negativas le habían generado una fuerte inseguridad que le impedían que su amiguito funcionase correctamente. Al mismo tiempo tenía una alta expectativa de que debía proporcionar un gran sexo, y ese perfeccionismo, como vimos en el artículo anterior, amplifica el miedo.

Descartado todo problema físico, únicamente mejorando sus TÉCNICAS como amante, ya sea comprándose algún libro sobre cómo hacer disfrutar a una mujer en la cama o documentándose de cualquier otra forma, conseguiría ganar confianza en sí mismo. De este modo en cuanto volviera a tener una o dos experiencias sexuales y estas fuesen positivas, el miedo desaparecería para siempre.

Pero claro, para conseguir esto también se necesita ENTUSIASMO, pues siempre hay personas que por más que deseen algo y dispongan de la posibilidad de mejorar, no están dispuestas a hacer un esfuerzo e invertir en ello. Hay gente que no es capaz de leer un libro de autoayuda aunque le vaya la vida en ello, por tanto cuanto mayor sea en entusiasmo, quizá más puedan animarse a hacerlo.

Por último, recuerda que de los errores es de donde más se aprende, y que todas las personas los cometemos. La diferencia entre la persona exitosa no es que cometa menos errores que la que fracasa, sino que la que fracasa abandona antes de tiempo y la exitosa sigue y persiste hasta que consigue lo que quiere.

Resumen, Sé Valiente:

  1. Medita y reflexiona sobre tus miedos para tenerlos identificados. Ya sabes como funcionan, por lo que te será más sencillo hacerlo.
  2. Acéptalos e intenta encontrar el lado positivo de ellos (emociones positivas que pueden derivar de esta emoción de miedo).
  3. Supera tus miedos con el triángulo: documéntate sobre aquello que necesites mejorar, invierte tiempo en eso, y lánzate lo antes posible.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Disfruta #TuAhora #TusEmociones

Si te ha gustado este artículo, compártelo pulsando en los botones de las redes sociales y así me estarás ayudando a que esta filosofía llegue cada vez más lejos. También puedes dejar tu comentario.

© Welcome Jungle.
Vive desde el amor, y ningún golpe conseguirá escapar de tu aceptación y comprensión. No habrá nada que no puedas aguantar, pues estarás tan embelesado por la vida y sentirás tanto el presente, que los golpes pasarán más rápido de lo que te de tiempo a asimilarlos.

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

Deja un comentario