Seducir transmitiendo tensión sexual

Las necesidades sexuales de excitación y juego ganan relevancia en nuestra sociedad. Es un huracán que tras cientos de años reprimido, desde los últimos años para acá arrasa con su fuerza todos los cimientos que nos condicionan.

Tensión sexual, la mejor aliada de tu seducción

La caballerosidad y la paciencia, no son enemigos 

La sexualidad vuelve a sus orígenes más primitivos, donde es una necesidad que debemos celebrar y satisfacer. El nacimiento energético del acto sexual, y el inicio de las nuevas vidas. Una necesidad que las grandes compañías utilicen en sus campañas de comunicación, más si echamos un vistazo a los anuncios de perfume.

Sin embargo, la mayoría de chicos con los que trato confunden el respeto y el “ir despacio” con la ausencia a la hora de mostrar su sexualidad.

Un alumno me decía:

–David, el otro día tuve una cita y no entiendo que ha pasado. Estuve muy cómodo con ella, nos reímos y lo pasamos bien, pero ahora me dice que no sintió la conexión que necesita y que prefiere que no volvamos a quedar.
–¿Transmitiste sexualidad? ¿Despertaste tensión sexual en ella?
–No, no me preocupé porque al principio ella me dijo que quería ir despacio.
–Y eso está muy bien, pero por muy despacio que quiera ir, si no le pones, ¿no sería obvio que no quiera tener una segunda cita?

Es necesario crear tensión sexual

Cuando estamos conociendo a alguien en un primer encuentro, tenemos que intentar asegurarnos de que perciba que con nosotros va a tener todas sus necesidades cubiertas. Y como puedes adivinar, una de ellas es la sexual.

En el caso de mi alumno, la chica con la que quedó vivía sola, le recogió en su coche, y fue muy sexy a la cita. Todos esos son factores que propiciaban un entorno sexual prematuro, mientras que él solo se fijó en lo que ella le dijo al principio (que podía ser puro convencionalismo). Pero para seducir, hay que asumir una actitud valiente y aventurera donde todo es posible si nuestros sentidos nos lo piden. La sexualidad necesita del presente, de abandonar los pensamientos y montarnos a galope sobre su energía.

Desde mi punto de vista, por mucho que una mujer (o un hombre)  no quiera besarnos o mantener una relación sexual en unos primeros encuentros, lo que si quiere y necesita saber es si somos capaces de despertarle atracción sexual en el presente, y así por asociación también en el futuro. A su vez, poder transmitir sexualidad en nuestros encuentros hace que seamos percibidos como sabios conocedores del arte de la amatoria. Es decir, damos a intuir que el tema del sexo lo tenemos controlado.

La tensión sexual es energía

Siéntela y contágiala

siente-tension-sexual

Muchos hombres se quejan de que a las mujeres solo les gustan los golfos. Eso no es cierto. Lo que les gusta de los golfos es que los golfos suelen despertar su instinto sexual al sexualizar sus encuentros. En resumen, transmiten sexo por los poros, cosa que otros muchos hombres olvidan mientras excusándose en el respeto o en el ir despacio.

Así es que escuchamos esas frases que conocemos todos como: para tener éxito con las chicas hay que ser un cabrón, mi madre me decía que a las mujeres había que tratarlas con caballerosidad pero todas acaban pasando de mí, cuanto más me esfuerzo y mejor las trato menos les gusto, etc, etc.

Sé imprevisible

Que nos quede clara una cosa, y esto es importante tanto para hombres, como para mujeres. No hay distinción. La caballerosidad, el respeto y tratar con educación a chicos y a chicas es atractivo. Estamos condicionados para que así sea. El problema es no despertar el instinto sexual de la otra persona, o resultar predecibles o aburridos. Por eso es por lo que no se despierta atracción, no por ser caballerosos, rasgo que a mi particularmente siempre me ha ayudado a gustar más.

Las buenas noticias, es que cualquier hombre sin necesidad de ser un picaflor puede transmitir un potente sexualidad si deja de reprimirla.

–Me caes muy bien, pero quiero que nos conozcamos despacio
–Me parece una gran idea. Aunque si te digo la verdad, lo último que he pensado al verte es en ir despacio. Seguro que esa profundidad con la que me miras tiene algo de culpa. Pero bueno, vayamos despacio si…

Nos gusta sentirnos deseados

Hazla sentir seductora

A cualquier mujer le gusta sentirse deseada y que es capaz de despertar ese volcán sexual energético que llevamos dentro. También a los hombres nos ocurre algo parecido.

Independientemente de que queramos ir más rápido o más despacio, sentirnos seductores y seductoras poderosos nos hace sentir bien, y en muchas ocasiones, seducidos también por la persona que nos despierta sentirnos así. Es decir, la que estamos seduciendo. Así se crea una atmósfera propicia para las conspiraciones íntimas más placenteras.

Vuélvete más sensible y déjate ir

Déjate llevar por lo que esa persona te inspira

seducir-dejarse-llevar

Fúndete con el momento. Si de verdad os gustáis la tensión sexual surgirá de forma natural y no tendrás por qué retener su energía. Es bonito mostrarla con tus palabras y movimientos. Déjate poner nervioso. Deja que ese volcán mueva tus cimientos interiores. El deseo no hay que esconderlo. Es muy bonito de ver y a su vez darle forma con las palabras.

–Me gusta mirarte. No sé si podría dejar de hacerlo. –Le dice mientras se acerca a ella lentamente.
–Si te acercas tanto corres peligro muñeco. No sé si estás preparado para ese riesgo. –Le susurra lentamente al oído mientras sus tetas casi rozan su pecho cuando se inclina sobre él.
–¿Acaso merecería la pena vivir si no corriésemos riesgos como este? –Le devolviéndole el susurro.
–A veces es mejor contenerse un poco, no queremos que te alteres demasiado. ¿Verdad?
–Te equivocas. Ya estoy muy alterado. Y si sigues mirándome de esa forma, contenerme va a dejar de ser una de mis opciones. –Empieza a besarla lenta, detenida y suavemente por el cuello, mientras sujeta su nuca con la otra mano. Ella cierra los ojos y se le escapa un suspiro jadeante. Finalmente le detiene para sostener una mirada fulminante sobre sus ojos y bajando hacia sus labios.
–Me gustan tus labios. No deberías haberme privado tanto tiempo de ellos. –Él se acerca despacio y cuando sus labios casi rozan los suyos le susurra. –No te prives, han nacido para satisfacerte.

Siente y experimenta la tensión sexual

Cualquier energía se contagia. Si ríes, el mundo ríe contigo.

Pasión, instinto insaciable. Se trata primero de sentirlo, para acto seguido contenerlo e ir poco a poco liberándolo e ir contagiándolo. Cada palabra en sus más sensuales tonalidades puede atravesar los muros del convencionalismo para incendiar nuestras emociones con sus redes de seducción. Pero para que las palabras vivan, somos nosotros quienes tenemos que sentir la vida Su fuego. Su  emoción sexual. Imagina lo que deseas. Mírala a ella (o a él) y déjate arrastrar.

La tensión sexual nace desde una profunda sensibilidad hacia la belleza. La energía es nuestra, está en nuestro interior. Latente y viva, pero dormida. La otra persona a través de sus formas y sobre todo, sus actos, movimientos y palabras, provocan que nuestra mente se ponga a trabajar y nos haga imaginar. Nuestra mente se adueña de nuestra energía sexual para lanzarla hacia un vuelo alto y ciego sin temor de caída.

Busca siempre la emoción

Provócala hacia la aventura

La vida nos impone demasiadas estructuras y reglas. Cerrada y encorsetada en múltiples quehaceres y banalidades. Falsas apariencias, sonrisas falsas, palabras falsas. Copiamos basura día a día y la vamos arrastrando como si esas palabras fuesen nuestras.

–Eres una chica muy bonita, pero demasiado joven para mí.–Dice él dando la batalla por perdida. Una sensación de tristeza le llena, pero decide hacer lo correcto. 19 años son muy pocos para un hombre de 36.
–¿Te gusta la fruta? –Le pregunta ella dejándole bastante desconcertado. Sonríe ante su desconcierto. –A mí me encanta. Siempre me ha gustado, más incluso que cualquier clase de dulce. Pero apenas ni sé ni me pregunto cosas sobre ella.

–No te entiendo, me dejas algo confundido. ¿Qué tiene que ver eso con lo que te acabo de decir? –Ella mira al suelo exponiendo una timidez juguetona.
–Tiene mucho que ver. A veces las cosas pasan. Yo no sé nada de fruta, pero me encanta saborearla. Con eso me vale. –Se muerde el labio y le mira embelesada a los ojos. Él comienza a sentirse seductor y siente como la excitación comienza a inundar sus sentidos. Siente que quiere protegerla y mimarla. Nota el deseo de abrazarla. Percibe que su vida encorsetada no tiene sentido, y que la juventud de ella entiende más de vivir que todas sus posibles razones. Sonríe fascinado, y suspira.

Evita ser racional

La tensión sexual que parte de la seducción es una corriente opuesta a lo racional. Es una provocación de emociones intensas. Necesitamos dejar marchar el globo de nuestros pensamientos. Soltarlo y verlo volar hasta desaparecer. Abandonar todo freno. Mirar a la otra persona y sentirnos abrazados y unidos por nuestra energía.
–¿Sabes una cosa? –Se acerca más a ella, despacio… muy despacio y la atraviesa con su mirada más directa y penetrante.
–Creo que tienes toda la razón. Hazme volar contigo a esa maravilloso mundo que escondes donde no existen porqués pero la vida vibra. –Su voz es calmada y segura, pero con cierto nerviosismo escondido. Lenta y profunda. Él siente que quiere hacerla suya.
–Ella sonríe divertida. –Eres mi filósofo preferido. Aunque no conozco a otro. Bésame, por favor.
–¿Ahora pides las cosas por favor? –Responde el con un nuevo rostro juguetón y sensual.
–Mejor lo cojo yo misma. –Se abalanza sobre él y se funden en un beso sin retorno.

Transmitir tensión sexual

Voz, mirada y romanticismo

Para transmitir sexualidad podemos basarnos en lo que decimos o en lo que hacemos. El mayor poder de sexualización radica en la mirada. Incluso una mirada detenida y romántica, puede ser muy intensa y excitante y convertirse en sexual. El otro factor fundamental es la voz y saber regular su tonalidad. Si la voz es aguda y apagada, por más sexualizadores y excitantes que sea lo que estemos diciendo, es difícil despertar tensión sexual.

El romanticismo aumenta la tensión sexual. Muchas son las películas que hemos visto donde los protagonistas pasan de las miradas cómplices, las bromas y conversaciones espirituales a una explosión sexual iniciada por un super beso apasionado. Y es que si hay una conexión emocional profunda, la sexualidad no verbal es más que suficiente: miradas penetrantes, miradas detenidas y tímidas, abrazos, besos, oler, acariciar…

Mantén el misterio

¿Has notado también lo excitante que es no saber qué va a ocurrir? Saber que ambos sentimos algo pero no tenerlo del todo claro, hace que la comunicación no verbal transmita mucha más sexualidad.

En cuanto a la verbal, lo único cierto es que si no va acompañada de un sentimiento sexual profundo y un lenguaje no verbal sexualizador, apenas tiene fuerza, salvo que se trate de una comunicación escrita (WhatsApp, cartas, redes sociales…) donde nuestras palabras estimulan la imaginación ante la ausencia de imágenes reales.

Si quieres saber más sobre cómo transmitir sexualidad y generar tensión sexual, estos artículos te pueden interesar:

Sexualidad: Transmitir sexo en la conversación

 Cómo excitar con palabras: Romanticismo y sexualidad

Seducir para generar una conexión intensa

© Welcome Jungle.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Cautiva #Seduciendo

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

6 replies on “Seducir transmitiendo tensión sexual

  • Elasa Patricia

    Muy interesante el tema,muy profundo,se escudriña el verdadero sentido de una mujer y un hombre,aqui en Chile,no existen temas de conversación donde todos podamos escuchar,es sólo para unos pocos privilegiados,el resto nos hundimos en la ignorancia.Para uds Gracias Gracias

    Responder
  • Ms. Blunt

    Es increíble que alguien pueda tragarse tanta basura. Hay gente para todo, y por eso entiendo que alguien la escriba. Pero que se crea que todxs queremos lo mismo es de una estupidez inmensa. “Filosofía” barata y vulgar, que pone como ejemplo de ideal las relaciones de pareja de las películas simplonas y vulgares de Hollywood, ¡qué aberrante! Seguramente el sueño dorado del Sr. Jungle es escribir una saga como “500 Sombras de Grey” -sarta de guarradas para un público caliente y poco pensante que quiere sentirse “atrevido”. Dele David, que esxs son lxs que sobran en el mundo, siga produciendo mierda y seguro logrará su best-seller.

    Responder
    • DavidJungle

      Hola Ms. Blunt,
      Siento que no hayas interpetrado este artículo de la forma que pretendía transmitir. Jamás diré que todo el mundo quiere lo mismo, dudo que eso haya salido de mis dedos en forma de escritura.

      Lo que para mi si es evidente, es que los seres humanos tenemos necesidades de sexo y juego que forman parte de nuestras necesidades hedonistas. Al menos así lo he estudiado yo de estudios psicológicos, y vivido en mis experiencias. Quizás por eso libros como el que mencionas han tenido tanto éxito dentro de una sociedad que a lo largo de los años ha estado reprimida en temas sexuales.
      De cualquier forma, este articulo también contempla la creación de tensión sexual desde el romanticismo y el sentimiento, que intuyo es la forma con la que tu te sientes más identificado. Por otra parte, no escribo para un público, escribo lo que pienso y cada lector puede estar deacuerdo con algunas cosas y con otras no, partiendo de que las verdades absolutas no existen y que todos pensamos diferente, y no por eso hay que categorizar los pensamientos de otros como guarradas o poco pensantes. Siempre que juzgamos nos puede venir la pelota de vuelta, y cualquier pensamiento encorsetado y cerrado lleva a falta de conciencia. Cada uno forma su propio camino. Forma el tuyo a tu gusto y respeta el de los demás, esa es mi filosofia y no otra.
      Igualmente, muchas gracias por leerme y que disfrutes de feliz fin de semana. Un saludo!!!

      Responder
      • Alvaro

        No importa David, tus artículos siempre me ponen a pensar y analizar muchos y distintos puntos de vistas, es interesante y procuro sacar para mi lo que más me llama la atención y me gusta, lo demás lo contemplo como otras formas de ver la vida; y ya que escriban personas resentidas o envidiosas, pienso yo que no hay que ponerles cuidado, ya que si estamos aquí es porque nos interesa.

        Responder
  • lore

    Excelente!!.. Leerte, fue como escuchar mi instinto sexual “hablar”.. Extasiarme.. Siempre lo dije: La vida sin sexo, no es vida plena.. En la sexualidad se funde el ser humano, en plenitud.. 😊 .. Que sigan los éxitos!! (ah, con todo respeto…alta facha David 😍.. 😊) besos buen mozo.. 😘

    Responder

Deja un comentario