Seducir para generar una conexión intensa

Seducción, amor y meditación, una unión especialmente cautivadora cuando se trata de generar conexiones fuertes e intensas. En contraposición nos encontramos con una sociedad que busca desesperadamente ser cada vez más precisa y estratégica, pero la moralidad y la razón caen rápidamente derrotadas ante la magia de la pasión.

Chicos y chicas queremos poseer, y he ahí el gran castrante de nuestras vidas. Cuando me refiero a que queremos poseer, no solo me refiero a poseer un coche nuevo, el último modelo de iPhone, o como muchos intuiréis a un novio o novia. Me refiero a que la vida se vuelve una posesión. Cuando hacemos el amor lo hacemos para poseer el disfrute de un nuevo orgasmo. Desde muy pequeños nos marcan objetivos, hasta tal punto de que en la vida todo comienza a limitarse al cumplimiento de esos objetivos.

Si amas una flor, no la recojas. Porque si lo haces esta morirá y dejará de ser lo que amas. Entonces si amas una flor, déjala ser. El amor no se trata de posesión. El amor se trata de apreciación. (OSHO)

Un cambio de la posesión por la apreciación tal y como OSHO propone, no acerca al presente. Un artista es capaz de enamorarse todos los días, y mientras dura ese amor disfruta de toda fragancia. No se trata de enamorase continuamente de muchas personas, sino de cambiar nuestro deseo de poseer al otro por un deseo de apreciarlo y admirarlo desapegado del de tenerlo.

Aprecia la flor, disfruta de su aroma y belleza, pero no te obsesiones con arrancarla de la tierra.

A veces me preguntan, ¿pero es que no tienes miedo a enamorarte y que te hagan daño? ¿Cómo puedes entregarte tanto a alguien que apenas conoces? ¿Y si te dejan y abandonan? ¿Y si te decepcionan?

Es más sencillo de lo que parece, pues tenemos que valorar el disfrute de una vida intensa. Una vida peligrosa, en la que se esté expuesto continuamente a nuevas emociones. No temer que te hagan daño, pues entiendes que el dolor es parte de la vida. Ser valientes.

Una actitud en la que el daño que puedan hacerte es demasiado pasajero, e incluso se puede disfrutar. Incluso lo que a otros les hace daño para ti deja de ser importante, porque el daño psicológico depende de la importancia que se le de.

Al mismo tiempo tenemos que ser optimistas, pues la vida y las personas que en ella habitan tienen mucho que ofrecerte en diferentes contextos y situaciones. 

Si cambias tu actitud de posesión por una de apreciación, ¿No crees que serías mucho más capaz de concentrarte en todo aquello que hace única a la otra persona? ¿No crees que serías capaz de conectar a un nivel emocional mucho más profundo? ¿Cómo disfrutarías algo que sólo te pueden ofrecer una vez en la vida?

El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida.

Mario Benedetti

Tal y como hacen los grandes artistas, podemos tener la capacidad de enamorarnos todos los días y embarcar las emociones de las otras personas hacia el rumbo de un presente más mágico y romántico. Sacar al resurgir de sus cenizas al más ilustre poeta que llevamos dentro.

Solteros o en pareja, podemos maravillarnos solo con ver a la otra persona y sentir una intensa apreciación por ella. Sentarnos a su lado, besarla, olerla, abrazarla, mimarla… con nuestra mente en segundo plano, quizá declarándose en huelga…. 

Es tu piel, tus ojos, o quizá tus bellas formas las que arrastran a la orquesta de mis sentidos a producir la más bella melodía del atardecer. Y enérgica y pausada se contradice una y otra vez, ondulante en el placer que me pierde y me deja caer en un vacío blanco y loco. Un sonrisa traviesa me espera, y tú me la lanzas en lo que es la culminación de un fuego que no quiere marchitar.

Desconecta pues de tus pensamientos y siente la energía de la otra persona. Déjate arrastrar por la belleza de sus formas físicas y de pensamiento. La meditación llevada a la seducción y al sexo. O, mejor dicho… la seducción y el sexo se vuelven una meditación.

Mi ocupación principal fue siempre cultivar el goce de mis sentidos; nunca tuve otra más importante (Giacomo Casanova).

El problema de muchos chicos y chicas es que en lugar de centrarse en apreciar a la otra persona y en sentirse cautivados por ella a la par que la seducen, depositan su foco de atención en el tornado de sus pensamientos. Miedos e inseguridades que parten del deseo que sienten de poseer el interés de la otra persona. ¡Se preocupan en gustar y en no cagarla! Por desgracia, así su creatividad natural muere sin remedio.

Cuando dejas todo eso a un lado y entras en un estado meditativo de “no mente” provocado por esa conexión que te genera la otra persona, es cuando la seducción y el sexo transcurren completamente naturales y sin pensar. Nos volvemos creativos y únicos. Eso que dicen de que podemos ser atractivos siendo nosotros mismos, entonces empieza a tomar algo de sentido…

Nunca vendas tu individualidad. Las personas tenemos que aprender cada día a ser felices sin depender de poco más que de nuestra capacidad de sentirnos vivos en el ahora. A veces es difícil, pues nos volvemos adictos a las personas y cosas tal y como un drogadicto se vuelve adicto al crack y piensa que ya no puede ser feliz sin él.

Si aprendes a amar y a seducir sabiendo que pase lo que pase te amas a ti mismo como individuo, sentirás la magia de amar sin dependencia. De amar no por poseer y espera un retorno, sino desde la libertad del que entrelaza su tiempo con otra persona por el simple deseo de compartirlo juntos.

Disfruta como una profunda respiración del sentir del peligro de que no todo es para siempre. El deseo de seguridad mata a las personas antes de la muerte, mientras que el verdadero vivir que reside en el presente es siempre inseguro y bello. Bello porque lo que hoy es mañana ya ha dejado de existir. Bello como la delicadeza de los pétalos y raíces de una flor.

Sin pensar que tal vez mañana se puede ir con otra, puesto que el miedo al mañana destruye tu hoy, y un intenso deseo de posesión te invadirá de celos destructivos. La apreciación del hoy es suficiente, alguien te quiere, celébralo y sé feliz. La posesividad y los celos sólo te servirán para alejarte de los demás.

Cuando en el abrazo se agiten tus sentidos adéntrarte en ese estremecimiento (Sutra del Tantra).

Cuando te sientas seducido por una persona enloquécete, ausenta tu mente. Conecta con tu naturalidad más animal, se más el cuerpo. No existe línea de meta, sólo existe el camino, disfrútalo ahora o piérdelo divagando entre un futuro somnoliento. Vuélvete uno con la otra persona mientras la seduces, entrelaza vuestras energías y vuélvete sensible al deseo que sientes por ella.

Vive en el presente con esa persona, transmítele felicidad y el deseo de una vida intensa cargada de éxtasis. Conecta con ella y con su energía, no temas al mañana ni le des importancia a la posesión. De esta forma te prometo que conocerás la seducción más profunda que puedas imaginar. Una seducción que  implicará una unión de sentimientos y emociones a nivel espiritual y sexual.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Cautiva #Seduciendo

Si te ha gustado este artículo, compártelo pulsando en los botones de las redes sociales y así me estarás ayudando a seguir escribiendo. También puedes dejar tu comentario.

© Welcome Jungle.
Seducir es disfrutar de cada instante, porque no hay mayor seducción que la de sentir nuestro presente. El roce del una sonrisa, la electricidad que transmite una mirada. Palabras que pasean por el aire y nos encienden de emoción. Seducir es amarse a uno mismo, amar a los otros y dejarnos envolver por la magia que se crea. 

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

7 replies on “Seducir para generar una conexión intensa

  • ruth figueroa

    E s muy interesante poder entregar todo a la otra persona sin pretender retenerla, pero me puedes dar un consejo, si te enamoras de un hombre casado (a), te atrae mucho, el hombre es una buena persona y además es tu vecino de vecindario; cómo hago para que no me afecte verlo, y solamente apreciarlo y no retenerlo?. Gracias por tu ayuda.

    Responder
  • CONSUELO

    Electrizante tu consejo, tus palabras,… todo tú,…. David……que intensidad y pasión en lo que dices¡¡¡¡ Hoy es mi cumpleaños y totalmente convencida que este es uno de los mejores regalos que podía recibir¡¡¡….he llegado a la conclusión de que eres mi alma gemela si o si….jejeje, porque como es posible que puedas poner palabras a todo lo que yo pienso????. Bueno, lo cierto es que si miramos en nuestro interior, en nuestra esencia…encontramos amor y pasión, y eso es lo que tú eres….un abrazo de los nuestros¡¡¡¡, y como siempre, GRACIAS por ser y compartir¡¡¡¡

    Responder
    • David Jungle

      Felicidaaaaaaaaaaaaadessss Consuelo!!!!! Si se ve que estamos muy compenetrados en nuestras formas de pensar. Me alegro de que este artículo te haya caído como un regalo de lectura en tu cumple. Algún día tenemos que conocernos para compartir sabidurías. Disfruta de tu día!! Un abrazooo.

      Responder
  • Mara Navarro

    Me encanto este reportaje, a veces es difícil no ser posesivo con la persona que ha capturado mi interés y erróneamente queremos acaparar no solo su atención, sino sus gustos, su vida, su individualidad y nos volvemos esclavos de nuestras emociones.

    Responder
    • David Jungle

      Hola Mara. Así es. A menudo nos enamoramos tanto de alguien que nos apetecería meterlo/a en una cajita que llevar con nosotros a todas partes. Pero claro, eso ni es posible ni deseable jaja. Hay que aprender a gestionar nuestras emociones sin dejar de sentir y dirigir nuestra comunicación y nuestros actos hacia el bien común.

      Responder

Deja un comentario