Máscaras: Cómo desarrollar una personalidad adaptable para el éxito

¿Cuáles son tus máscaras? ¿Curiosa pregunta verdad? Algunos dirán que de máscaras nada de nada. Que son como son y si los quieren así bien, y sino, también. Pero seamos conscientes de ello o no, todos usamos distintas caras frente a distintos contextos a lo largo de nuestras vidas.

Algunas se ajustan mejor a nosotros mismo, otras algo menos, pero… ¿Somos conscientes de nuestras máscaras? ¿Las cambiamos a propósito? Y mejor todavía… ¿Sabemos sacarles partido para alcanzar nuestros objetivos? ¿Podemos vivir con ellas sin dejar de ser nosotros mismos?

Durante este artículo reflexionaremos sobre el uso de las máscaras personales con una mentalidad abierta. Es decir, analizándolas sin prejuicios preconcebidos, para alcanzar una comprensión que nos lleve a utilizar con maestría este recurso natural de dinamismo y adaptación.

Comprensión y aceptación de las máscaras

1. Usar máscaras es natural

Hay quienes condenan que la sociedad está enmascarada. Se dice que a menudo la gente no suele ser lo que parece. Llevan un papel en la mano. Una máscara. Una actuación predeterminada.

A mi forma de verlo, el drama no son las máscaras. Las máscaras son el modo que tenemos de adaptarnos a una sociedad terriblemente variada y compleja. Solo los cínicos se pierden en la moralidad para criticar como falta de sinceridad lo que a priori, no deja de ser natural.

Tarde o temprano, todos actuamos. Si no te adaptas al entorno, puedes incluso morir. Se trata de priorizar los resultados por encima del ego. De no casarse con ninguna identidad.

Muchas veces sin darnos cuenta nuestra mente y nuestras emociones nos hacen adoptar distintas personalidades. A menudo sin poder evitarlo aunque lo deseáramos. Es puro instinto de supervivencia que parte de nuestra inteligencia.

2. Frutos del talento de personalidad adaptable

Parece paradójico hablar de naturalidad y máscaras al mismo tiempo, pero no deja de ser naturaleza adaptarse al entorno y a los intereses propios y ajenos. La biología fue constituyendo nuevos y renovados anfibios según las necesidades para su supervivencia energética. No es nada nuevo.

El guerrero que tiene mayor facilidad para adaptarse a lo inesperado es el que vive más tiempo.

Christopher Paolini

Usar máscaras consiste en realzar aquellos rasgos de nuestras personalidad que más nos interesan dependiendo de la situación. Es decir, no nos estamos inventando nada ni dejamos de ser como somos. Sencillamente, acentuamos aquellos rasgos que ya poseemos y nos son beneficiosos según el contexto al que nos enfrentamos.

3. El problema no es que un camaleón cambie de color para sobrevivir

No es problema ser falso para que tu jefe no te eche. El problema no es sonreír pese a estar desanimados para no amargar a los demás. ¡Pobrecillos, no les fastidies, sonríe!

El inconveniente es no poder volver a ser un niño en tu interior cuando puedes serlo. No poder volver a tu yo más natural. Ser incapaz de desconectar de pensamientos e ideas de unas identidades creadas para la sociedad.

Bajo esta máscara hay algo más que carne y hueso. Bajo esta mascara hay unos ideales señor Creedy y los ideales son a prueba de balas.

V de Vendetta

El problema es sobre todo cuestión de hipocresía cuando uno mismo se la cree y pierde el rumbo de su propia conciencia. Es decir, vivimos tanto tiempo y con tanto empello ahí fuera, en esa jungla que es la sociedad, con esas máscaras que necesitamos para sobrevivir y ser exitosos, que si no llevamos cuidado podemos olvidarnos de quienes somos realmente. Perdemos la conexión con nuestra verdadera esencia interior.

Aprender a utilizar las máscaras sin perder tu identidad

4. Recupera tu vida interior

Cuando no encontramos al niño que llevamos dentro. Si nos sentimos perdidos sin saber muy bien quienes somos o porqué hacemos lo que hacemos. Cuando pensamos que somos lo que hacemos: ingeniero, psicólogo, abogado… pero miramos dentro y no sabemos definir porqué estamos aquí y cuál es nuestro propósito. Si no conseguimos disfrutar de los estímulos placenteros del presente, por culpa del constante pensar de nuestras necesidades.

Cuando ocurre todo eso, significa que podemos haber perdido de vista el horizonte de quienes somos en realidad. En nuestro interior.

Definitivamente, es un problema de no poder alcanzar una conexión energética propia, que nos lleve a nuestro centro y nos permita desconectar de nuestras mascaras para sentir nuestra esencia energética.

5. Redefine quién eres

A menudo, quienes viven sin esa conciencia interior sufren de todo tipo de dependencias, y se confunden así mismos con sus propias máscaras.

Son susceptibles a distintos argumentos mentales correspondientes a distintas máscaras personales. Hoy pueden creerse de una manera, y mañana de otra. Sus creencias hoy van por un lado, y mañana cambian de forma de pensar. Se vuelven inestables.

Con la meditación continua, poniendo atención en el ahora con prácticas como el Mindfulness, conseguiremos recuperar la conexión con esa esencia interior. También nos ayudarán otras artes del corazón como la poesía, pintura, música, etc.

5. Adapta las máscaras que necesitas, a tu verdadero yo

Cuando conectamos con nuestra energía interior y visualizamos nuestras experiencias de la vida a través de sus ojos, inconscientemente nos estamos entrenando para adaptar nuestras máscaras a nuestra esencia energética.

Es decir, podemos identificar nuestras máscaras visualizándolas desde dentro. Visualizaremos nuestros actos, emociones y sentimientos en distintos contextos donde utilizamos distintas personalidades, actitudes y pensamientos (máscaras).

Para realizar este ejercicio de reflexión y conciencia, utilizaremos de nuevo la meditación. Otra opción sería optar por el papel y el lápiz y escribir.

Mediante la meditación, comenzaríamos por una profunda relajación y desconexión de la mente. Pondríamos primero todo nuestra atención en el ahora. Posteriormente, podemos empezar a revivir situaciones pasadas donde hemos experimentado distintas variaciones de nuestra personalidad. Pueden ser tanto experiencias positivas como negativas.

La idea es identificar que actitudes y formas de actuar te han sido beneficiosas en el pasado según en que contextos. Posteriormente, reflexionaremos sobre nuestras creencias y valores para ajustar con concordancia a ellos nuestras dichas máscaras.

La inteligencia es la habilidad para tomar y mantener determinada dirección, adaptarse a nuevas situaciones y tener la habilidad para criticar los propios actos.

Alfred Binet

Así, tus máscaras, las que ya has utilizado naturalmente, se adaptarán a tu auténtico yo y funcionarán desde el control de tu conciencia. Serán más congruentes contigo mismo y no te perderás en los papeles.

6. Crear nuevas máscaras para tu éxito

Como y habrás intuido, todas las personas contamos con distintas máscaras así como situaciones a las que estamos expuestos. A veces cometemos graves errores por no haber ideado inteligentemente el papel que íbamos a desempeñar. Nos pasa como a un actor que no se ha estudiado el guión. Rara vez sale algo bueno.

El trabajo suele ser el mayor campo de batalla y donde más útil es utilizar distintas máscaras, aunque claro está, dependerá del tipo de trabajo que tengamos. Normalmente en los trabajos más mentales y de oficina, es donde más batalla de máscaras hay.

Por ejemplo, y como ejemplo hipotético, podríamos pensar que si aceptásemos un nuevo empleo en una empresa bancaria, quizá al principio deberíamos actuar con cautela. Es decir, trabajar mucho y sin llamar la atención. Nadie quiere que un novato le amenace el puesto. Sin embargo, conforme se vaya creciendo y se vayan adoptando nuevas responsabilidad y posiciones de poder, quizá empecemos a requerir actuar con mayor determinación o orgullo.

Cada instrumento (o medio) debe adaptarse a la experiencia.

Leonardo Da Vinci

La idea en este último punto, es que aprendas a adoptar la actitud de variar lo que haces y proyectas según observes que más te puede beneficiar, intentado actuar lo más acorde posible a tu auténtico yo y forma de ver las cosas.

Poner en práctica el ejercicio que hemos visto en los puntos anteriores, y buscar información externa para los contextos actuales de tu interés (por ejemplo, como actuar en una entrevista de trabajo) te ayudará a definir las máscaras que más te convengan.

Así contarás siempre con una dosis extra de seguridad, y según observes en tu presente, podrás ir variando. Será así este el inicio de la creación de una personalidad dinámica y adaptable, desde la conciencia de tu yo mismo.

Quizá también te interese:

Magnetismo: Desarrolla una personalidad atractiva

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Disfruta #Superándote

© Welcome Jungle.
Vive acorde a tu verdadero yo, sin perder de vista tus creencias y valores y mediante la inspiración de tu esencia interior. Teniendo claro quien eres, siempre podrás adaptarte a tu entorno mediante la inteligencia de la observación. Desarrollando un personalidad dinámica y adaptable como el agua, el éxito está garantizado. Sin rigidez, con una mentalidad siempre abierta y renovada.

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

Deja un comentario