Juicios sociales: ¿Por qué creen que soy así?

Todos tenemos nuestra propia marca. Una identidad que nos representa y que creamos sobre nosotros mismos ante nuestros ojos, y una identidad única que cada persona a su vez forma de nosotros. ¿Cómo se forman estas identidades? ¿Por qué creen que somos como piensan?

El gran poder de las asociaciones

Y como forman nuestra identidad

Lo que nos define se genera mediante asociaciones que vamos realizando como si de mapas mentales se trataran. Es decir, cómo las ramas de un viejo árbol milenario. Estas ramas contienen tantos nuestras virtudes como nuestros defectos, y cada una de ellas hace que los demás nos valoren y juzguen de un determinado modo, dependiendo también de las características intrínsecas y emociones actuales de ellos.

¿Alguna vez le has preguntado a alguien cómo te definiría? ¿Le has preguntado qué rasgo de ti es el primero que le viene a la mente?

Quizá un colega pueda decirnos, que lo primero que se le viene a la mente al vernos es diversión. Es decir, nos percibe como alguien divertido y agradable con quien pasar el rato. Mientras tanto, otro amigo más cercano nos podría decir confianza y complicidad, ya que para el seríamos una persona digna de confianza en la que se puede buscar apoyo. Sin embargo, seguramente este segundo amigo también nos perciba como alguien divertido si así lo somos, solo que para él la confianza sería una asociación hacia nosotros más fuerte.

De esta forma las ramas del árbol van creciendo y van formando la imagen que tenemos de nosotros mismos y de los demás. Un ejercicio de autoconocimiento sería el de desarrollar nuestro propio árbol y mapa mental de asociaciones en base a virtudes y defectos.

En los demás, nuestros actos y las sensaciones que transmitimos forman esas asociaciones. Si una persona nos falla en un momento determinado, podemos justificarlo. Quizá las circunstancias no le hayan permitido estar a la altura. Pero si nos falla repetidamente, creamos una asociación: de este chico no me puedo fiar.

Percepción racional y emocional

¿Qué somos para esa persona en particular?

Esa marca personal que todos tenemos se va desarrollando y cambiando constantemente, influyendo en las percepciones que los demás tienen nosotros.

Entonces nuestros actos ya no son percibidos de forma puramente racional y presente, sino que pasan por un filtro perceptual configurado mediante experiencias y sensaciones pasadas. Es decir, juzgan nuestros actos según las asociaciones que han formado sobre nosotros.

Pero vamos más allá. La mente necesita acortar el camino para encontrar respuestas rápidas a cualquier estímulo. Nuestro cerebro siempre busca la máxima eficiencia. Por lo tanto, en lugar de reflexionar una a una en las distintas asociaciones que haya podido general, simplemente se queda con las más relevantes y las categoriza, formando así los juicios personales, y pasando a interpretar cualquier realidad mediante estos juicios pasados.

Por ejemplo: si alguien nos categoriza como personas egoístas que sola buscan su propio interés, incluso el acto más noble de solidaridad será considerado una búsqueda de interés propio, generando pensamientos como: algo conseguirá él a cambio, seguro que me pedirá que le devuelva el favor, solo lo ha hecho para sentirse bien consigo mismo, etc.

El juicio, la valoración, la pretensión, no son experiencias vacías que la conciencia tiene, sino experiencias compuestas de una corriente intencional.

Edmund Husserl

No hay que olvidar que con cada persona con la que tratamos vamos generando asociaciones distintas, por lo que opinarán de una forma diferente sobre nosotros según lo que les hayamos proyectado y ellos mismos hayan percibido. Al final, tu puedes sonreír a dos personas por igual y una pensar que eres un tío de fiar, y la otra que te quieres aprovechar de ella. El estado emocional de cada persona y sus experiencias pasadas influyen en su propia percepción de nosotros, independientemente de lo que proyectemos.

Analizar relaciones sociales

La utilidad de revisar las asociaciones que hemos (y nos han) generado

¿Por qué es importante comprender esto? Sencillamente por conciencia. Si somos conscientes de esta realidad, podemos analizar mejor nuestras relaciones sociales, reflexionando sobre las asociaciones que los demás han creado de nosotros y tomar medidas gracias a la comunicación para corregir las negativas o alcanzar mayor comprensión y entendimiento.

Desconfío de la incomunicabilidad; es la fuente de toda violencia

Jean Paul Sartre

Si por ejemplo, en un momento dado hemos tenido un encontronazo con alguien, y posteriormente no nos hemos arreglado ese entuerto, ese rencor provocado en un situación específica puede ser la semilla de un relación social actual infructuosa. Lo triste es que a veces, mientras esa objeción siga latente, por más que hagamos, somos percibidos de forma negativa. Repasar nuestra relación social con algunas personas y corregir el pasado mediante la comunicación usando empatía y asertividad puede ser una gran vía de actuación.

También para anticiparnos a posibles malos juicios que nos son repetidos, o reflexionar sobre como nosotros hemos categorizado a otras personas y si de verdad las estamos juzgando correctamente.

En cualquier caso, vigila y reflexiona periódicamente lo que transmites y a que te estás asociando. Sobre todo en las personas que vas conociendo y tienes interés en mantener una relación duradera, y en aquellas que no quieres perder o quieres recuperar. A menudo una actitud positiva y empática es la mejor carta de presentación para generar buenas asociaciones y que los demás nos traten con amor y respeto, y mantenerla, es la semilla que hace crecer el fruto de muchas y buenas amistades.

Artículo relacionado que quizás te interese: 

Miopía emocional: Nadie es lo que parece

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Disfruta #Comunicando

Si te ha gustado este artículo, compártelo pulsando en los botones de las redes sociales y así me estarás ayudando a seguir escribiendo. También puedes dejar tu comentario.

© Welcome Jungle.
Deja a un lado tu orgullo, observa tus emociones desde fuera, y comunica generando emociones positivas presentes que diseñen grandes momentos futuros. No importa quién tiene razón, lo que importa es el resultado final de la comunicación.

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

Deja un comentario