Estudiar por miedo a actuar: ¡Actúa ya!

El miedo es muy curioso. Podemos pasarnos la vida estudiando cosas rarísimas, o peor aún, estudiar las mismas cosas una y otra y otra vez, con tal de evitarnos afrontarlo cara a cara. Con lo bien que se siente uno cuando sigue adelante a pesar del miedo. Ese mirar atrás y sentir que ese miedo no pudo contra nuestra fuerza interna. Y todo lo que crecemos y aprendemos cuando lo hacemos…

¡Actúa ya! El aprendizaje siempre es constante

Ya lo decía mamá, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

El miedo es escurridizo. Quizá no seamos grandes persuasores pero a menudo, cuando sentimos miedo hacia algo, no paramos de darle vueltas a la cabeza para convencernos de que lo mejor es quedarnos en nuestra zona de confort y postergar la acción.

Estudiar y aprender de lo que otros han aprendido antes que nosotros es fantástico. Es bueno prepararse para enfrentarnos a las circunstancias que nos esperarán a lo largo de nuestro camino. Pero si al final estudiamos y estudiamos y estudiamos, y postergamos la acción una y otra vez, no estaremos más que escondiéndonos detrás del miedo. Muchos son los cobardes eruditos que finalmente vieron truncados sus sueños tras el paso del tiempo.

Como diría Robert Green en su libro La Ley 50:

“Actúa aún si no estás preparado. La mayoría espera demasiado para entrar en acción. Siempre esperan a tener más dinero o mejores circunstancias. Tu sigue la dirección opuesta y actúa pese a que no estés preparado aún. Cuando crees que debes trabajar más para cumplir tu meta porque no estás del todo preparado, te vuelves más listo y creativo.”

Las mejores universidades no postergan las prácticas en empresas para cuando el alumno finaliza la carrera. Esas son prácticas del pasado. Las mejores enseñanzas se realizan a pié de campo. Combinan el estudio con la práctica constante. Así es como tenemos que aprender. Estudiando y emprendiendo al mismo tiempo, pues es así como nuestra inteligencia arranca sus motores. Seamos claros, en esta vida siempre estamos aprendiendo. Nunca dejamos de aprender ni por un instante, por lo que aprender y trabajar no puede navegar en barcos diferentes, siempre han de ir de la mano.

El excesivo estudio puede alimentar el miedo

Todo aquello a lo que prestamos atención, se propaga por la mente

Como formador en habilidades sociales, recibido alumnos que han leído y estudiado muchísimas cosas, sobretodo de libros de seducción. Sin embargo, a menudo eso apenas les sirve para nada. No han puesto nada en práctica. Tienen tanto miedo que son incapaces de acercarse a una chica a decirles algo, y cuando lo hacen tienen tantas teorías en su cabeza, que lo hacen una forma patosa e insegura que carece de naturalidad y creatividad.

Lo peor es que han alimentado su miedo. Con tanto estudio mientras pensaban en convertirse en personas super sociables, han alimentado su miedo durante horas y horas. Pero nunca olvidemos una cosa, para afrontar el miedo tarde o temprano hay que echarle un par de huevos (o ovarios), y por más que aprendas tendrás que asumir valentía en algún momento. Además, lo que no se practica se olvida. El conocimiento es para usarlo, no para ir acumulándolo entre unas jaulas que se oxidan. 

Cuando hacemos algo para evitar el miedo, a menudo lo que hacemos es alimentar todavía más ese miedo. Le otorgamos una mayor importancia.

Ahora ya estoy listo para salir al mercado laboral y fundar mi empresa. Dijo un señor de 80 años que se pasó la vida estudiando.

Si no estás seguro sobre si estás preparado o no, asume que la inseguridad siempre se decantará por el no, así que estás preparado. ¡Ponte en marcha!

Lo importante es tu propósito

Aprende y actúa, actúa y aprende, así es como caminamos

Que lo que hagas te acerque a tus sueños, y no a los escondites fabricados por el miedo. Que lo que hagas te motive y te aporte conocimientos para dar pasos más firmes hacia adelante, y que no sea para quedarte parado con la mente ocupada. Siempre ahora, en el presente, aceptando y disfrutando sus riesgos y aceptándote a ti mismo también.

Nunca pierdas la fe. Cuando la angustia y la desesperación toquen tu puerta, apartarlas de ti con una patada. Visualízate a ti mismo aguantando la situación, persistiendo y luchando por lo que deseas, porque la fuerza que esconden tus sueños saldrá a la luz y caerá como lluvia clara que limpia tu mirada.

La debilidad se combate cogiendo fuerzas, al igual que la oscuridad desaparece arrojando luz sobre ella. Apártate de tus pensamientos, respira hondo y cierra tus ojos y tus puños. ¡Siente tu energía desde el interior! Así toda oscuridad desaparecerá y será vencida.
#FilosofíaWJ #DavidJungle

No te escondas detrás de las teorías. ¡No huyas! Mira al frente y asume tus desafíos mientras te dejas llevar por cada instante. Esa es la magia del que vive el ahora y ese ahora le lleva al futuro que imagina.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Disfruta #Superándote

Si te ha gustado este artículo, compártelo pulsando en los botones de las redes sociales y así me estarás ayudando a que esta filosofía llegue cada vez más lejos. También puedes dejar tu comentario.

© Welcome Jungle.
Lucha por lo que quieres cada día. El mejor momento para asumir la valentía y el compromiso que te llevarán al éxito es ahora. El mañana nunca llega. Ante la duda, ¡actúa ya!

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

Deja un comentario