El don de la labia: Guía para tener labia

La labia es la capacidad que tenemos para comunicarnos con de un modo elocuente, siendo ingeniosos y persuasores. Es decir, tener labia es sinónimo de hablar de una forma atractiva y seductora, gracias al uso que hacemos de las palabras.

Nuestra forma de comunicar siempre ha sido considera como el mayor poder de seducción con el que puede contar una persona.

Así, los libros de historia están cargados de grandes líderes que sin haber tenido una vida fácil y sin contar con un físico cautivador para los demás, han conseguido abrirse paso en la sociedad gracias al embrujo que transmitían sus palabras, capaces de hechizar por igual tanto a grandes audiencias como a sus numerosas/os amantes.

¿Se puede tener más labia? ¿La labia es algo que podemos desarrollar?

Esta misma pregunta me la hacía numerosas veces desde que no era más que un niño. No contar con este mágico don desde mi gloriosa escapa del útero de mi madre, me ha obligado a buscarlo una y otra vez, sobre todo a partir de los 13 años de edad. Pero al final, no se si por persistencia o ya por pesado, la labia se cansó de huir y cada vez se fue acercando más y más a mi. A día de hoy puede decir que si, cualquier persona puede mejorar su labia y ser una persona más elocuente y divertida.

Y si se puede tener más labia, ¿cuanto tiempo me llevará mejorarla?

Para cualquier objetivo siempre existen numerosos atajos. La labia es un don escurridizo, pues depende encarecidamente de una gran creatividad e inteligencia que han de ser ejercitadas. En esta guía contarás con un mapa mental del camino que tendrás que seguir. He dedicado más de una década a dar con las distintas salidas de este laberinto hacia la labia, pero te prometo que si eres aplicado, poco a poco te sorprenderás de lo mucho que estás mejorando.

La labia es como un huerto

El mayor error que comete la gente cuando quiere tener más labia es pensar que con unas indicaciones básicas va a poder conseguirlo. Aquí encontrarás las indicaciones que necesitas, pero no lo olvides, la labia es como un huerto que ha de ser cultivado y regado todos los días. Cuanto más la riegues, más frutos recibirás.

3 bloques para desarrollar la labia

En una primera instancia, he desarrollado la labia en tres bloques. Puedes considerarla como un triángulo, cuya base es nuestra filosofía de vida, en el centro se encuentra el análisis y gestión de nuestro propio comportamiento y el de las personas con las que nos comunicamos, y el la punta cómo nos comunicamos.

Filosofía de vida

Necesitamos tener una filosofía de vida clara para nosotros mismos. Es decir, necesitamos saber quiénes somos, cuéles son nuestras creencias, que podemos aportar al mundo, cuáles son nuestros sueños, en que creemos y en que no creemos. Fíjate en los políticos, pues ellos intenta comunicar siempre una serie de valores y creencias. Es importante que seamos conscientes de cual es nuestra filosofía de vida, pues así podremos otorgar a nuestra palabras de la fuerza seductora que necesitan para cautivar a los demás.

Conocimiento del comportamiento

Conocer cómo nos movemos las personas por el mundo a nivel psicológico (comportamiento). Recuerda que el don de la labia no consiste únicamente en hablar de una forma creativa, sino que implica convencer y persuadir, y al mismo tiempo, necesitamos que sea sólido. Es decir, que si por ejemplo nuestro interlocutor nos ataca, que sepamos cómo gestionar nuestras emociones para que no nos desviemos de nuestro objetivo de comunicación, descubramos porqué nos ataca, y por donde debemos continuar hablando para conseguir nuestros fines.

Comunicación 

La comunicación es la cara visible de los dos puntos anteriores. Es decir, la parte funcional de la forma en que nos comunicamos. Si por ejemplo hemos aprendido a hablar de un forma emocional (comunicación emocional), conseguimos que las personas entiendan lo que sentimos y se identifiquen con nuestro mensaje. El humor es un forma de comunicación emocional, si lo hemos desarrollado nuestro mensaje contagiará emociones positivas y será entretenido. Por tanto este punto comprende nuestras habilidades sociales y depende de cómo las tenemos de entrenadas y las influencias que nos contagian desde el exterior.

Fuentes de influencia para cultivar la labia

Como ya anticipaba antes, la labia es como un huerto que hay que cultivar. Esto lo haremos mediante la influencia y la práctica. A continuación veremos varios ejemplos de distintas fuentes de influencia de cara a cultivar los 3 bloques que acabamos de ver. Recuerda que este proceso es continuo y te acompañará el resto de tu vida, aunque si quieres meter un fuerte impulso a tu labia en poco tiempo, cuantas más fuentes de influencia y práctica mejor.

filosofia

Leer sobre temas filosóficos para cultivar tus ideas y pensamientos te enriquecerá a ti y a tus conversaciones.

Escuchar música con buena letra en tu idioma, concentrándote en ella te inspirará a desarrollar frases y diálogos creativos.

monologos

Ver monólogos de humor, para modelar la forma de comunicar de los monologuistas y cultivar tu actitud más divertida.

poesia novelas

Leer poesía o novelas de autores que jueguen mucho con el léxico en su forma de escribir “un barco que navega entre las emociones”.

novela-erotica

Leer novelas eróticas para aprender a sexualizar nuestras conversaciones.

Técnicas prácticas para mejorar la labia: Simulaciones, juegos, ejercicios…

Observación
La vía para comunicar con inteligencia

La observación es nuestra guía para saber qué decir y cómo decirlo. Es la que nos dicta cuales son las necesidades de nuestra audiencia para sentirse agusto con nosotros, despertar atracción, resultarles útiles, etc.

Para saber de qué hablar y tener una buena conversación, es imprescindible estar atento a los detalles del contexto que nos envuelven, a la otra persona y a qué es lo que dice. De nuestra observación obtendremos la información que necesitamos para comunicarnos.

A muchas personas les ocurre que se obsesionan con el miedo a no saber qué decir, y se sumergen en su mundo mental. Eso les ensimisma dentro de su “yo” y les impide observar y estar atentos a lo que está ocurriendo a su alrededor. Vamos que “están en Babia”. Si te metes en tu burbuja, es imposible que puedas tener labia, y mucho menos que lo que digas sea congruente con lo que está diciendo la otra persona.

Entonces lo primero es observar, vale, ¿pero qué es lo que observamos?

1. Observa el contexto

El contexto es el conjunto de circunstancias que se producen alrededor de un hecho. Si nos encontramos con alguien en un bar, el contesto será todo lo que envuelve ese encuentro (la decoración del bar, la gente y lo que hace, camareros, etc). Si por ejemplo, a un camarero se le cae una copa y tú has estado atento o atenta al contexto, podrás decir algo como:

– No os preocupéis, es el primo de Casillas. Viene de familia (Aprovechando un segundo contexto y usando algo de actualidad para hacer humor, el mal juego del portero Casillas en el Mundial).

Otro ejemplo podría ser:

– Ese coche que acaba de pasar me recuerda al que tenía mi padre cuando era niño. Me acuerdo que me subía a sus pies y me hacía creer que conducía. Vaya carita de tontito se me ponía, y que ilusionado me sentía. (Aquí en lugar de hacer humor, aprovechamos el contexto para crear una conexión sentimental en base a una experiencia pasada. Además las experiencias de la infancia suelen tener un mayor impacto.)

2. Observa a la otra persona (o audiencia)

Sin duda la otra persona, o personas con las que estamos conversando, son una gran fuente de información que nos ayudará a saber que decir y a tener más labia.

No centraremos principalmente en:

Formas de actuar

Formas de pensar

Cómo visten

Gestos y movimientos

La información que obtengamos de la otra persona hará que adaptemos de forma personalizado nuestro mensaje a ella. ¿Le hablas igual a un amigo que a tu madre? ¿No verdad? ¿Y a una chica o un chico que te gusta de uno que no? Pues bien, según la información que obtengas de lo que mejor te funciona con cada persona, te comunicaras de una forma u otra.

Por ejemplo:

Si estás intentado seducir a una chica/o y detectas que es una chica/o que le gusta ir despacio y que haya romanticismo entre los dos para crear una conexión con ella, tu comunicación debería ser más romántica y emocional. Si por el contrario es una chica/o que has conocido una noche e intuyes que lo único que busca es sexo, tu comunicación deberá ser más sexual y provocativa.

3. Observa el texto

El texto no es ni más ni menos que los que escuchamos que nos están diciendo. El problema viene cuando nos quedamos bloqueados y no sabemos por dónde continuar la conversación. Para evitar esto nos basaremos en los hilos conversacionales, que será aquello que más labia nos aporte a nuestra comunicación. Para entender rápidamente en que consisten lo veremos con unos ejemplos.

– Vengo de hacer deporte y estoy super cansada. Esta frase contiene dos hilos conversacionales, el deporte y el cansancio. Para explicarlo mejor, identificaremos cuando tiramos de alguno de los hilos y cuando no.

– (TIRANDO DE LOS HILOS) No sabía que te gustara el deporte. Aunque bueno… se nota que eres una persona que se cuida bastante (además aprovechamos para cualificar, dando a entender que nos gusta su físico)

– (ROMPIENDO LOS HILOS) Bueno eso una duchita y te quedas nueva De la primera frase, la otra persona puede extraer de nuevo varios hilos conversacionales, deporte otra vez, y cuidarse. Por lo que podría continuar una conversación. En la segunda frase se rompe el hilo y corremos el riesgo de estancarnos, ya que estamos provocando una respuesta más pobre.

– (RESPUESTA A TIRANDO DE LOS HILOS) Mantener la línea siempre es importante, aunque principalmente lo hago porque me apasiona. Cuando era pequeñita mis padres me apuntaron a jugar al tennis y desde entonces hago todo tipo de deportes.

– (REPUESTA A ROMPIENDO LOS HILOS) Pues sí, ahora mismo me meto bajo el agua.

Los hilos conversacionales los podemos llevar donde nosotros queramos. Podría seguir hablando de cuidarse y de deporte, o comenzar a hablar de su infancia (nuevo hilo), que seguramente me aporte mayor información y conexión emocional.

¡No olvides preparar tus temas estrella!

De igual forma, tener una pequeña base de temas de conversación que nos interesen, y práctica sobre como hablar sobre ellos, nos ayudará. Para eso te dejo este otro artículo:

Temas de conversación interesante para ligar y cómo comunicarlos

La labia para seducir: Modelo “Comunicación Seductora AIDA” de David Jungle

Para comunicar de cara a seducir a una persona, nos basaremos en el modelo de Comunicación Seductora AIDA. Este es un modelo que he desarrollado en base a la literatura más actual sobre seducción, ventas y publicidad. Es un modelo natural y creativo, pues no va estructurado por pasos, sino que es la observación que acabamos de ver la que nos indica cómo comunicarnos y de que forma.

Distinguimos 4:

Charla trivial – Cualificación – Conexión emocional – Sexualización

Charla trivial
De lo común a las emociones

En el contexto de la seducción, definiremos charla trivial como aquella que carece de una dirección u objetivo claramente definido. Ésta se da lugar casi en todo momento en mayor o menor medida.

Como veremos en los siguientes apartados donde hablaremos de cualificación, tensión sexual y romanticismo, estos tienen un objetivo claro. Mientras que la charla trivial, también llamada como charla superficial en algunos libros sobre comunicación, carece de esa profundidad.

Un ejemplo de charla trivial sería hablar sobre nuestras aficiones, estudios o trabajo, temas de conversación que nos pueden llevar a cualificar, generar tensión sexual o una conexión emocional o romántica.

Cualificación
Decirle lo que te gusta de ella

La cualificación consiste precisamente en observar aquello que te gusta de una persona y comunicarlo. Será aquello que establezca una conexión o un significado profundo de por qué es esa persona la elegida por ti para compartir tu tiempo con ella.

— ¿Sabes una cosa Pedro? Mientras hablamos no puedo evitar acordarme de esa primera mirada misteriosa que me tenía embelesada cuando nos conocimos en el pub. Tu forma de mirar es muy excitante y promete aventura.

Al mismo tiempo, la cualificación está súmamente correlacionada con el romanticismo y la sexualización. Es decir, que no es independiente de ellas, y mientras cualificamos podemos estar  generando también una conexión romántica y sexual.

Conexión emocional y romanticismo
Llegar al corazón

¿Cómo nos comunicamos para enamorar con labia? El romanticismo es la forma más intensa de comunicación emocional, ya que es la que está relacionada con el amor. Es fuego, un amplificador de emociones intensas que provoca suaves revoloteos en el pecho.

Frases de comunicación emocional:

–No se cómo lo haces pero… me siento muy agusto cuando estoy contigo.

–Me haces sentir muy especial. Nada más ver esa sonrisita tuya me es imposible ocultar la mía.

–Si me miras así me vas a sacar volando del planeta. Así que por favor, con cuidado ehhh. ¡Antes me enseñas a volar!

Frases de comunicación romántica:

–Todas las noches me acuesto reviviendo esos profundos sentimientos que tú conseguiste despertar en mí y que estaban dormidos. Esa sonrisa inocente y enternecedora, esa mirada profunda y luminosa, y esos besos dulces y sensuales.

Cómo podéis ver en este último ejemplo, podemos comunicar de forma romántica y al mismo tiempo cualificar. Así el impacto emocional que producimos es mayor. Además, es un claro ejemplo de que ninguno de estos puntos camina sólo, si no que entre ellos se complementan. El modelo hay que usarlo únicamente como una imagen mental que nos ayude a generar múltiples emociones.

Más sobre combinar romanticismo y sexualización en mi artículo:

Cómo excitar con palabras

Sexualización
Crear tensión sexual

La sexualización la utilizamos para generar tensión sexual con las palabras. La tensión sexual es pasión, un despertador de nuestros deseos más profundos y sexuales, una corriente que nos lleva hacia los bordes del precipicio más hondo y oscuro del placer.

Frases de sexualización:

–Deja de mirarme de esa forma o no se si voy a poder seguir conteniéndome.

–Estoy seguro de que vamos a poder contenernos y no hacer nada sexual esta noche– Le digo mientras me acerco a ella para oler su perfume con suavidad y detenimiento.

Sexualizar es lo que más le cuesta a todos mis alumnos, y eso es principalmente porque no es tanto lo que se dice si no cómo se dice. Para Sexualizar necesitamos ser valientes y controlar las insinuaciones y dobles sentidos. Sexualizar con la labia, siendo más verbales, es todo un arte de sumo cuidado. Si lo hacemos bien, con ingenio y un lenguaje no verbal entre intimidador y jovial, es arrebatador. Muy atractivo. Pero si nos pasamos podemos ser tachados de “guarros”.

Otro ejemplo de sexualización con labia:

–¿Sabes que tu forma de mirarme me está volviendo loco verdad?– La miras detenidamente mientras haces una breve pausas, y prosigues.– Ni te imaginas lo que puedo llegar a imaginarme haciendo con cada centímetro de tu cuerpo.

Más sobre cómo generar tensión sexual con labia en mi artículo:

Seducir transmitiendo tensión sexual

Sé una montaña rusa emocional

Conversación con frases basadas en
Comunicación Seductora AIDA

Veamos ahora un ejemplo de una conversación por WhatsApp de mi propia cosecha.

Lo importante es ver cómo en cualquier momento en el que utilizamos nuestra labia para ligar, estamos realizando charla trivial, cualificación, conexión emocional, sexualización o varios de estos al mismo tiempo.

La conclusión que quiero que saques es que tienes que ir continuamente variando de unos a otros. Eso te proporcionará dinamismo y atractivo con tu labia. Al mismo tiempo, mientras observas irás optando más por uno o por otro para cubrir las necesidades que la otra persona anhela.

¡Vamos allá!

—Hola princesa de las rosas (haciendo referencia a algo que le dije la noche anterior). Espero que no te hayas olvidado ya de mí. Ayer disfruté mucho estando contigo. No se si más que ahora contemplando la foto que te has puesto, pero por ahí anda la cosa jajaja (Charla trivial + Conexión emocional + Tensión sexual por el comentario de la foto)

—Hola señor seductor 😉 veo que no has tardado mucho en hablarme. Gracias por el piropo de la foro 😉 (Chala trivial)

—jajajaja. Si me gusta una chica a ver si no voy a poder hablarle cuando me de la realísima gana jajaj (Chala trivial + cualificación subcomunicando rasgos de mi forma de ser)

—Pues si es verdad. Eso, eso, con personalidad. (Cualificación poco detallada de ella pero positiva)

—¿No esperarías menos de mi? (Charla trivial)

—No se… todavía no sé de qué eres capaz (Tensión sexual)

—No creo que quieras saberlo todavía princesita. ¿No me vas a dar tregua nunca o sólo me lo parece a mi? (Tensión sexual)

Observa la constante combinación…

—Te lo parece a ti (saca la lengua). ¿Que tal acabaste la noche? (Chala trivial)

—Tomándome un chocolate con churros en casa poco después de despedirme de ti, y poco antes de que las sábanas de mi cama reclamaran mi presencia. (Charla trivial)

—Oye, en ese caso tu noche acabó de manera muy dulce (Charla trivial)

—Creo que tenemos conceptos muy diferentes de lo que es acabar una noche de manera dulce (Tensión sexual)

—¿Un chocolate no te es suficientemente dulce? (Charla trivial con un toque sexual)

—Depende. Quizá recogiéndolo de encima de tu cuerpo me resulta lo suficientemente dulce. ¿Crees que eres capaz de endulzar aún más un buen chocolate? (Tensión sexual fuerte)

—Eso ha sido toda una directa. Hasta el chocolate estaría de sobra. Me pasaría de dulce. (Tensión sexual)

—Me había percatado de que eras una chica inteligente, pero si además eres dulce ésto no puede más que ir cada vez a mejor (Cualificación)

—Conmigo siempre van las cosas a mejor (Charla trivial)

—¿En todos los aspectos o sólo en el sexual? (Tensión sexual)

—En todos en todos. Aunque para recibir cariño vas a tener que darme tu a mí primero muñeco. (Tensión sexual + Romanticismo)

—Sólo sé que no puedo olvidar esa sonrisa. Aunque la ternura de tu mirada suele colarse mucho en mis pensamientos también (Romanticismo o CE).

—A mi también me está costando un poco sacarte de mi cabeza aunque preveo que para mañana igual ya lo he conseguido 😛 (Romanticismo o CE + Charla trivial con sentido del humor)

¿Y que pasa si ese hombre o esa mujer a la que quiero seducir me rechaza?

Es muy sencillo, podemos utilizar todo lo aprendido en el modelo anteriormente estudiado para responder a esos rechazos. La idea es que tras tus respuestas con labia, ese hombre o esa mujer te empiece a percibir más atractivo y le comiences a gustar.

Algunos cuando están ligando ante una negativa en seguida se marchan deprimidos. Pero, ¿y si te digo que el rechazo no siempre se produce porque no gustemos? ¿Qué te parecería si te dijera que la mayoría de mujeres con las que he estado y he tenido relaciones, al principio me rechazaron? Algunas sin piedad, por cierto.

Pero para esto, te dejo este otro artículo, donde aprenderás a utilizar la labia, para gestionar el rechazo amoroso y salir victorioso:

Rechazo amoroso: Qué hacer cuando un hombre o una mujer te rechaza

 

AIDA para tener labia

ATENCIÓN – INTERÉS – DESEO – ACCIÓN

El método AIDA se utiliza desde hace muchos años en comunicación, de forma que tanto publicistas como vendedores comerciales basan parte de su aprendizaje en el. Aquí lo vamos a ver de forma muy resumida.

Atención

Necesitamos que nos presten atención para que nuestro mensaje sea digerido. Estímulos novedoso hacen que nos presten atención, así como el interés que tiene la otra persona.

Interés

Si hablamos sobre algo que a la otra persona no le interesa, estamos perdiendo el tiempo. Es como intentar ligar con una chica hablándole de lo molonas que son el último modelo de zapatillas Nike. Pregúntante si aquello sobre lo que vas a hablar despierta el interés de la otra persona. Por ejemplo la Cualificación es algo que suele despertar un gran interés, pues a las personas nos gusta que nos digan cosas positivas de nosotros.

Deseo

Tienes que conseguir que la otra persona quiera lo que le propones. Estimular su deseo. Si por ejemplo le decimos con un tono juguetón a un chico “Esta noche no va a pasar nada entre nosotros, a no ser que me hagas cambiar de opinión claro… ¿serás capaz?” estaremos estimulando su deseo jugando de forma seductora con el.

Acción

Incentivar el avance, ir hacia un fin. Los vendedores tienen que materializar su venta, que el cliente firme. En temas de seducción tenemos que besar a la otra persona, llevarla a casa, etc. Al final esta parte se resume en tener coraje para rematar la faena y que la otra persona quiera actuar hacia lo que le proponemos.

Las 3 habilidades básicas

A continuación veremos las 3 habilidades de comunicación básicas para comunicarnos con labia, gestionar conflictos y rechazos, y conectar con las demás personas:

Empatía – Asertividad – Comunicación emocional

Empatía

La empatía es la capacidad que tiene una persona de ponerse en el lugar de otra. De esta forma podemos averiguar o intuir qué es lo que esta persona siente o piensa. Para tener labia es primordial, ya nos ayudará a comprenderla y así extraer una gran cantidad de información para continuar la conversación. Además nos servirá para evitar conflictos indeseados y malentendidos.

Por otra parte, si esa persona siente que la escuchas y comprendes, estará más interesada en hablar más contigo, y por tanto en extenderse más en sus conversaciones, y a su vez esto dará lugar a más y más hilos conversacionales.

Asertividad

La asertividad es un comportamiento y estilo de comunicación que se sitúa en un punto de equilibrio entre la agresividad y la pasividad, y que se considera el más proclive para establecer conversaciones duraderas y cómodas.

Las personas pasivas suelen tener poca labia, mientras que las agresivas tienden a hablar en exceso e intentan tener siempre la razón.

Para tener más labia, procura comunicar sin faltar el respeto a nadie y respetando siempre las opiniones de los demás sin tener miedo a exponer la propia. Para esto será ideal que aprendas a gestionar tus emociones desde la observación. Descubre más en este artículo: Gestión emocional observadora.

Comunicación emocional

La comunicación emocional es la expresión externa de nuestra percepción de la realidad, tal y como nosotros la sentimos y experimentamos.

¿Quieres saber cómo tener labia? Pues si aprendes a comunicarte emocionalmente, expresando tus sentimientos tal y como hacen las mujeres en sus largas conversaciones entre amigas, tus conversaciones se harán mucho más largas y conectarás mejor con las personas.

Para seducir y cautivar a alguien es indispensable. Además, puedes sumarle un mayor sentido del humor, que forma parte también de la comunicación emocional. Para eso te dejo este otro artículo:

Comunicar con más sentido del humor

Sé positivo/a y mantén siempre el buen humor

El buen humor es indispensable para tener labia, este provoca un gran cantidad de estados positivos para que aflore nuestra creatividad y sepamos que decir en cada momento y como hacerlo de una forma más graciosa.

Todos queremos estar con personas que nos generen emociones positivas y que sean alegres. Una buena sonrisa es la llave de muchas puertas. Cuando hables con alguien sólo intenta que aquello que tu hagas o digas genere emociones positivas. Hay personas que no dejan de hablar de lo que les disgusta de otras.

Un gran ejemplo de generación de estados negativos son los celos, capaces de destruir muchas relaciones por hablar continuamente de los diversos temas que esconden y que generan emociones negativas como el agobio. Si un tema de conversación genera emociones negativas o conflicto, pregúntate si es realmente necesario hablar de el, o se puede evitar. Recurre a la empatía y a la aservidad antes vistas.

Si a veces te cuesta mantener la calma y te dominan las emociones, te dejo aquí una técnica puede ayudarte:

Técnica para mantener la calma

Fluye con naturalidad

Para que nuestra mente esté despajada y podamos tener mucha labia, necesitamos ser naturales. Es necesario fluir y que nuestra mente no esté ensimismada pensando en otras cosas o centrada en imitar a alguien. La práctica de meditación como el Mindfulness nos ayuda a vivir en el ahora y a poder prestar atención al momento presente y por tanto a ser más creativos, disolviendo miedos y ansiedades que obstaculizan que nuestra comunicación fluya.

Y es que la inseguridad y los miedos nos impiden ser naturales y pensarnos demasiado las cosas. Ese miedo al ridículo que nos hace callarnos lo que queríamos decir nos impide ser naturales, y por tanto no tener labia.

Despeja tu mente

Los conocidos como “métodos de seducción estructurados” también limitan nuestra creatividad a una estructura y patrones determinados a seguir. Eso nos hace estar pensando continuamente en cómo llevar a acabo el método y nos impiden ser libres y creativos en lo que decimos y hacemos. Así nos impiden tener la labia natural que necesita de fluidez mental. Es decir, tener la mente despejada.

Aquí te dejo un artículo para que veas la importancia de ligar sin métodos. Sintiendo la verdadera seducción del ahora:

Seduce generando conexiones intensas

Por tanto, sé natural y aunque al principio al aprender algo nuevo te cueste, acabarás aprendiendo de tus errores y creando tu propio sistema.

Descarga gratis por tiempo limitado mis audios de hipnosis y meditación, y mejora tus habilidades sociales.

© Welcome Jungle.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Disfruta #Comunicando

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya.

9 replies on “El don de la labia: Guía para tener labia

  • CONSUELO

    COMO TE LO HAS CURRADO, DAVID¡¡¡¡¡….UN ARTICULO SUPER INTERESANTE Y MUY ESCLARECEDOR, QUE ADEMÁS, EN MI CASO, HA SERVIDO PARA REAFIRMAR MIS CONOCIMIENTOS AL RESPECTO, ADEMÁS , POR SUPUESTO, DE APORTAR ALGUNOS NUEVOS MATICES…..ENCANTADA DE LEER LO QUE COMPARTES…FELIZ CAMPAMENTO Y FELIZ VIDA DAVID¡¡¡¡¡

    Responder
    • David Jungle

      Muchas gracias Consuelo. La verdad es que si ha llevado su trabajo, pero ha merecido la pena. Mañana empezamos el camp con nuevos alumnos cargados de ilusión. A disfrutarlo con ellos, ya iré comentando por las redes como va la experiencia. Un abrazoo!

      Responder
      • César

        Una vez mas gracias por el tesoro que compartiste en este articulo, mas que labia es una forma de vivir, ni siquiera para seducir, creo que es mas para enseñar a las nuevas generaciones, contruir un mundo mejor o mejor dicho arreglar este mundo, eso de leer filosofia poesia erotismo y musica…. fue espectacular. gracias desde Chile

        Responder
  • jose

    la verdad este un contenido importante que ayuda al ser humano a pensar, reflexionar sobre la lectura me gusto y seguire leyendo mas de sus articulos

    Responder
  • Adam

    Hola David. El articulo esta excelente, soy un lector asiduo de tu pagina y de goodlife, me están ayudando a dilucidar algunas dudas que tenia ademas de las hipnosis que tienes, que son muy buenas. Respecto a esta guia, solo me surge una duda: alguna recomendación de novelas eróticas? He estado buscando algunas pero la mayoria son pues algo fuertes jaja y no se si es eso el tipo de texto que me podría ayudar con eso de la sexualización.

    Responder
    • David Jungle

      Jajaja, si son algo fuertecitas. Pero no te preocupes. Fíjate bien sobre todo en los momentos más seductores. Como relata la autora que habla y se mueve el chico, lo que va diciendo, etc. 50 sombras de grey no está mal para empezar.

      Responder
  • Enrique

    quisiera aprender mas a tener labia con las chicas porfavor mandenme informacion o si dan algun tipo de curso diganmelo porfavor

    Responder

Deja un comentario